BLOG

BLOG

Entra en la página web de Pelayo Ortega.

Entra en la página web de Pelayo Ortega.

La Galería Marlborough de Madrid acoge desde el 21 de marzo una exposición del asturiano PELAYO ORTEGA (Mieres, 1956), uno de los artistas de la Galería Ármaga.

Pelayo Ortega ofrece esta vez un recorrido por la última parte de su obra, y no solo en materia pictórica, sino también alguna incursión en las cuatro dimensiones a través de una escultura muy personal. Desde su habitual lenguaje neofigurativo y poético, en estos últimos trabajos se observa una simplificación de las formas que no deja de lado su particular lenguaje metafórico en el que los colores vivos, las figuras abstractas y los bordes difuminados conviven con pequeños personajes, siluetas y sombras.

Obra de Pelayo Ortega.

De una crítica de AMALIA GARCÍA RUBÍ, en infoenpunto.com:

“En líneas generales, el lenguaje neofigurativo de Pelayo Ortega, un artista cuya carrera se ha hecho fuerte en España en las últimas décadas, ha evolucionado hacia una considerable simplificación de las formas y un lenguaje más directo que sin abandonar el sentido metafórico y poético de sus imágenes, reduce éstas a una concreción semántica sin precedentes. Al mismo tiempo, el empleo de colores puros, la concepción matérica del pigmento y el sentido plástico del cuadro dan a la obra de Pelayo Ortega sus principales signos de identidad.

El sentido emotivo de la pintura está en la doble lectura que el artista hace de los objetos que representa. Frente a la obviedad de la cosa, del icono, la expresión de sentimientos y recuerdos a través de la intensidad cromática y de un fauvismo que en Pelayo Ortega ha adquirido desde hace décadas su propia personalidad. En las imágenes vibrantes y sencillas de este gran pintor, subyacen breves versos entrecortados de donde asoman sensaciones y recuerdos casi siempre vinculados al lugar, a la tierra.

Nacido en Mieres y residente en Madrid desde 1975 hasta 1990, momento en el que entraría en contacto con otros pintores de la nueva generación y nueva figuración madrileña, Pelayo Ortega retornó a su Asturias natal, afincándose en Gijón, la ciudad de su infancia y adolescencia donde actualmente reside.

Tanto en su obra escultórica como en su pintura, lo explícito y lo simbólico abren caminos distintos de pensamiento y reflexión, siendo su expresionismo moderado el marco de desenvolvimiento de estos signos que van desde la cruz hasta la silla en el taller, el sombrero o el paraguas magrittianos, todo atemperado por un gesto controlado y una especial clarividencia en el manejo de los campos cromáticos. Pelayo Ortega, en plena madurez, se manifiesta en esta exposición más joven y vital que nunca”.

ENLACES RELACIONADOS (haz un click):

Entradas por meses