BLOG

BLOG

El artista Leo Tena posa con una de las fotos que expone en la galería Ármaga. Foto: CUEVAS / Diario de León.

Viaje fotográfico a lo imposible

Leo Tena presenta en la galería leonesa Ármaga la exposición ‘El principio’

Por MARCELINO CUEVAS

Artículo publicado en Diario de León el 23 de enero de 2018

Hay reflexiones que llevan preocupando al género humano millones de años. Y por encima de todas… una. ¿De dónde venimos? ¿A dónde iremos cuando dejemos este mundo cruel?

Estas preguntas han llevado a los hombres (y las mujeres) a inventar cientos de religiones, algunas extendidas por los cinco continentes, otras mucho más domésticas. Pero en todas se han establecido normas de conducta, en todas se han creado iconos, en todas existen ritos maravillosos perfeccionados con el paso de los siglos. Y con este fondo, Leo Tena se ha hecho la gran pregunta desde el ritual gráfico de la fotografía.

El artista ha partido en un gran viaje al principio, ni más ni menos. Un viaje en el que ha pasado por todos los estadios de la técnica fotográfica para lograr unas imágenes potentes… pero escuetamente minimalistas con las que responder a la gran pregunta. ¿Empezó todo con el Big Bang?

Fondos intensamente negros que representan lo profundo del misterio que todo lo envuelve. Imágenes llenas de magnetismo que acompañan al espectador (en la galería de arte Ármaga) a ese periplo vital y a la vez cósmico que el fotógrafo plantea.

Explica Leo Tena que el desarrollo de esta historia le ha llevado seis años. «En este tiempo he leído mucho, he investigado mucho, he experimentado ciertas situaciones que no me han transformado, pero que sí me han llevado a pensar. Hay tantas maneras de interpretar el origen de la vida –dice- que resulta fascinante ver como cada cultura ha desarrollado diferentes vías apara intentar explicarlo».

Pero ese momento mágico y apocalíptico a la vez parece ser que tiene como protagonista a la luz, lo mismo que sucede con cada placa que registra un fotógrafo.

«Busqué ese momento –explica- en el que prendió la primer chispa, el instante en el que algo se movió por primera vez, cuando se hizo la luz. Y después de tan sesudos estudios resulta que el artista confiesa que la única respuesta real que encontró fue: «No lo sé».

Pero la aventura intelectual ha sido fructífera. Leo Tena sigue sin una respuesta, pero atesora una grandiosa colección de fotografías que ha convertido en coloridas imágenes en las que retrata la religión, la luz, la mitología, la evolución, la depredación, la química, los elementos naturales… Filosóficas plasmaciones que son los mojones, los hitos, con los que el artista ha marcado su viaje a lo imposible. Unas fotografías pletóricas de creatividad en las que Leo Tena demuestra sus extraordinarias dotes para la técnica fotográfica y su enorme sensibilidad para relatar en imágenes las señales con las que los hombres hemos querido explicar lo inexplicable.

Entradas por meses