BLOG

BLOG

Esteban Tranche / Aldo Sanz.

El poeta ALDO SANZ dedica un pequeño texto a su amigo ESTEBAN TRANCHE, con motivo de su exposición de pintura “Errantes” en la galería Ármaga. El texto se ha incluido en el reverso de una tarjeta en la que se reproduce una de las obras de la exposición que se podrá contemplar hasta el 7 de abril de 2018:

“Errantes”  /  Esteban Tranche

Por ALDO SANZ
(Febrero 2018)

En la armoniosa “Ármaga” alguien susurró a mi oído algunas observaciones acerca de “Errantes”, obra que Esteban Tranche presenta en sus paredes. Poco después su presencia se disipó como se disipa la niebla en las mañanas de primavera. Recuerdo bien lo que dijo:

“En el centro de la sala me encuentro rodeado de mapas que cuelgan como estelas de Ícaro, mapas verticales como los sueños de antiguos miniaturistas medievales. Soy la nieve cayendo y la niebla bajando. La amabilidad de los recuerdos se posa en la cartografía de las manos. Por el trazo de los ocres me extravío en la espesura donde nunca seré hallado. Apartados del camino Pulgarcito y el Capitán Garfio juegan a la Oca con fichas de pan ácimo. Huele a sándalo y a cedro. Acaricio una cajita de madera lacada. Contiene hilos de seda. Intento cortar todas las madejas. Me pierdo en su número infinito. Merodeando en alguna de ellas, casi imperceptible por el paso del tiempo, encuentro la Ruta de la Seda, el descanso a la sombra del camello. Recuerdo que en los desiertos suceden las más sangrientas y fantásticas batallas. Los trazos azulados son sus arenas ardientes. Como ayer tengo los pies llagados. Entremezclo los caminos, desobedezco a los colores. El laberinto, el vericueto, el mapa de las cunetas, Idomeni, Tinduf, El Aaiún, los caminos cercanos a las aguas, el hierro que protege las fronteras, los ojos en las márgenes de un río. Descanso en el centro de la sala rodeado de mapas que cuelgan de sus paredes, alejado del mundo y su bullicio. Un errante fulgor, como los cuerpos detrás de una celosía mágica”.

Entradas por meses