BLOG

BLOG

Casimiro Martinferre – Breviario del harén

Breviario del harén, la exposición fotográfica con la que Casimiro Martinferre viste las paredes de la Galería Ármaga de León.

El arte de Casimiro es profundo y directo, una obra que encuentra la belleza en la técnica, el rayograma, con la que el artista plasma diferentes figuras antropomórficas.

‘’Estreno esta exposición en Ármaga, lo cual considero un privilegio. Muestro en ella algunas de las fotografías que ilustran mi libro Breviario del harén, editado por Lobo Sapiens. Ya va siendo norma preocupante el que unas veces escriba inspirándome en una imagen recién salida del revelador, mientras que en otras en cambio modele un retrato basándome en el relato. De cualquier forma, el asunto llevaba mucho tiempo tangueándome la cabeza, demasiado. A trancas y barrancas salió adelante. Por fin lo sacudí de encima y puedo respirar tranquilo. O no, quizás sea ahora cuando empiecen los problemas.

Las fotografías, positivadas en gelatina de plata sobre papel baritado no plastificado, técnicamente son rayogramas, método inventado por el genial Man Ray en 1922. Esto es: no hay negativo que llevar a la ampliadora. Las danzarinas y el resto de personajes que pululan por la novela fueron compuestos a partir de mi propia costilla más un pedazo de celofán que se sitúa encima del papel sensible. Unas pocas, procesadas en mate, las he iluminado con lápices de colores.
Este trabajo literario-fotográfico es, según el frenólogo, consecuencia de lesiones cerebrales recurrentes, o como mínimo es consecuencia de un fetichismo arrinconado en lo profundo del subconsciente que de pronto hubiera despertado. En principio, el protagonista va creando tales hermosas hadas para su exclusivo deleite, pero pronto se corromperá en favor de terceros. Descubrirá entonces la soledad que conlleva la profesión de chulo, y descubrirá que en el fondo un artista respecto a su obra no es más que eso, un chuloputas«.

Martinferre

Casimiro Martinferre en Ármaga        Casimiro Martinferre en Ármaga         Casimiro Martinferre en Ármaga          Casimiro Martinferre en Ármaga     

                       

Puedes encontrar la obra disponible de Casimiro Martinferre en la web de la Galería Ármaga

Artículos sobre la exposición:

L.N.C. | 14/01/2022

Martinferre: «Mi norte se dirige siempre hacia el precipicio»

El fotógrafo y escritor berciano expone desde este sábado en la galería Ármaga la fotografías que aparecen en el libro ‘Breviario del harén’ que ha editado el sello Lobo Sapiens

Este sábado, a las once del mediodía, se presentará en la galería de arte Ármaga, dirigida por Margarita Carnero, el nuevo libro del fotógrafo y escritor Martinferre, titulado ‘Breviario del harén’, editado por José Antonio Reñones en su sello Lobo Sapiens. Será una oportunidad única para contemplar expuestas en las paredes de Ármaga buena parte de las fotografías incluidas en el libro. Habrá firma de ejemplares y una visita guiada por las obras preferidas del autor, pues según él cada una de ellas tiene «su particular peripecia vital».

– ¿Nace primero el relato, o en cambio lo hace la fotografía? 

– Es difícil averiguar la génesis, pasa lo mismo con el huevo y la gallina. Unas veces escribo inspirándome en la imagen recién salida del revelador, mientras en otras modelo un retrato dejándome guiar por el texto.

– ¿De qué va el ‘Breviario del harén’? 

– Aunque a primera vista pudiera parecer que esta novelita da las claves para fundar un beaterio del vicio basado en tórridas relaciones, en el fondo es una tierna historia de amor, que el protagonista mantiene con la enana doña Maribárbola. También es el delirio de un fotógrafo que pretende febrilmente conseguir la ilusión de su vida: un harén de danzarinas. Danzarinas un tanto impúdicas y asilvestradas en la higiene, tipo francés, no quiere virtuosas de la palangana. En principio las danzarinas, acróbatas, contorsionistas, monjas desengañadas que van saliendo de su cuarto oscuro son exclusivamente para su personal disfrute, pero pronto se corromperá en favor de terceros. Descubrirá entonces la soledad que conlleva la profesión de chulo, y descubrirá que en el fondo un artista respecto a su obra no es más que eso, un chuloputas.

– ¿Podemos encontrar en la novela algo más que hermosas danzarinas?

– No sólo hay danzarinas. El negocio da para que muchos otros personajes pululen por sus páginas, algunos de ellos para mí entrañables, rescatados de la memoria. Hay sitio para Dios, ese cruel dios interestelar al que llamo Chultu y para el que los humanos somos apenas un divertimento, un experimento de laboratorio o un chivo expiatorio. También anda por medio el diablo, Demín de Parajís, que más propiamente sea un criado de Chultu. Tiene un infierno, en el que existe un rincón vip reservado al mundillo artístico; en las provincias del Breviario, tristemente, el mundillo de la creación se rige, más que por el mérito o la genialidad, por el enchufe que tengas entre los caciques culturales, por lo bien que gestiones el comerrabismo con el paleto que dirige el instituto.

– ¿Cómo calificarías el trabajo?

– En rigor, ateniéndome al diagnóstico de mi frenólogo de cabecera, este trabajo literario-fotográfico es consecuencia de lesiones cerebrales recurrentes, o como mínimo es consecuencia de un fetichismo arrinconado en lo profundo del subconsciente que de pronto hubiera despertado.

– ¿No es un tanto arriesgada la temática en estos tiempos que corren?

– Qué le vamos a hacer, veremos si en eso consiste la libertad. Este es un proyecto de largo recorrido, ilusionante pero tremendamente fatigoso, y que precisamente ahora he concluido con gran alivio. Uno no fotografía siguiendo adocenadas tendencias, ni escribe por encargo, ni al dictado, ni calla según qué cosas. Ser obediente y usar anteojeras es bueno para trepar o trincar subvenciones, cosa que yo no pretendo. Yo voy por libre, a tumba abierta, siguiendo mi instinto o sacando adelante mis neuras porque nadie las está esperando. Podríamos decir que, aunque yo no las busque, tomo las trochas peores y mi norte se dirige siempre hacia el precipicio. En esto temo esté la mano vengativa de Chultu.

 

El Diario de León – Pacho Rodríguez 16 de enero 2022

Beaterio y vicio de Martinferre

En ‘Breviario del harén’ (Lobo Sapiens), el escritor y fotógrafo funde ambas actividades para crear un mundo inclasificable Ármaga expone las fotos que ilustran el libro

La frase de que una cosa lleva a la otra, en el caso de Casimiro Martinferre está cargada de peligro y realidad, porque crea este Breviario del harén, libro editado por Lobo Sapiens, y en donde su editor José Antonio Martínez Reñones ayer elogió esa capacidad del fotógrafo y escritor para incorporar un universo de ficción en el que la potencia expresiva se le multiplica. Ármaga es la sede de la muestra, lugar desde el que Marga Carnero hace tiempo que contribuye como impulsora de una carrera como la de Martinferre en la que impera la singularidad. «¡Es el Edgar Allan Poe de León!», exclama Reñones. Sea como sea, en este artista nacido en 1960, que se considera fotógrafo, pero que escribe con puntería de literato, se conjuga el poderío de la imaginación y le sale un libro potente y una exposición que es pasar al otro lado de la realidad.

«Estreno esta exposición en Ármaga, lo cual considero un privilegio. Muestro en ella algunas de las fotografías que ilustran mi libro Breviario del harén, editado por Lobo Sapiens. Ya va siendo norma preocupante el que unas veces escriba inspirándome en una imagen recién salida del revelador, mientras que en otras en cambio modele un retrato basándome en el relato. De cualquier forma, el asunto llevaba mucho tiempo tangueándome la cabeza, demasiado. A trancas y barrancas salió adelante. Por fin lo sacudí de encima y puedo respirar tranquilo. O no, quizás sea ahora cuando empiecen los problemas», afirma al hilo de un proceso creativo que si tiene algo de mérito ya solo sería el hacerlo concluso, cuando da la sensación de que hubiera sido necesario al menos dos cabezas pensantes.

Respecto a las fotografías de la exposición que puede verse en Ármaga, son positivadas en gelatina de plata sobre papel baritado no plastificado, técnicamente son rayogramas, método inventado por el genial Man Ray en 1922. Esto es: no hay negativo que llevar a la ampliadora.

El contenido de la exposición son esos personajes de un relato inclasificable, que va de lo grotesco a lo que es, como indicaba también José Antonio Martínez Reñones, esa deformación de la realidad, «pero que es la que vemos tal cual en los sueños», indicaba en la mañana de ayer.

«Las danzarinas y el resto de personajes que pululan por la novela fueron compuestos a partir de mi propia costilla más un pedazo de celofán que se sitúa encima del papel sensible. Unas pocas, procesadas en mate, las he iluminado con lápices de colores.

Este trabajo literario-fotográfico es, según el frenólogo, consecuencia de lesiones cerebrales recurrentes, o como mínimo es consecuencia de un fetichismo arrinconado en lo profundo del subconsciente que de pronto hubiera despertado. En principio, el protagonista va creando tales hermosas hadas para su exclusivo deleite, pero pronto se corromperá en favor de terceros. Descubrirá entonces la soledad que conlleva la profesión de chulo, y descubrirá que en el fondo un artista respecto a su obra no es más que eso, un chuloputas», relata en largo Martinferre.

Esta novela ilustrada con fotografías, ofrece las claves para fundar un beaterio del vicio. El fotógrafo y escritor protagonista desea un harén de danzarinas. Puede influir en el obsceno deseo que se encuentre de capa caída en una edad muy mala.Efectivamente, va revelando en la química de su cuarto oscuro a las danzarinas y a otros muchos hilarantes personajes…

 

Entradas por meses

Lunes 18 a 20:30
Martes a viernes 12 a 14 y 18 a 20:30
Sábados 12 a 14

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies